Cuál es tu tipo?



Pera, manzana, triángulo, triángulo invertido, rectángulo, guitarra, reloj de arena y círculo, son algunos de los rótulos que reciben los cuerpos femeninos ante la mirada de algunos expertos. 

Lo cierto es que, saber cuál es tu tipo de cuerpo, no te servirá de mucho, si no empezás a aceptarlo y quererlo tal como es. 

Sólo cuando aprendemos a querernos, podemos comprender, que al margen de la forma que tenga, SIEMPRE hay maneras de vestirlo y arreglarlo para que se vea bien. Siempre podemos hacer algo para mejorar nuestra imagen!!

Ahora, para aceptarnos y querernos es importante conocernos. No puedo querer lo que no conozco. Por eso, te propongo empezar haciendo una lista de dos columnas.  Una, con las partes de tu cuerpo con las que no estás conforme y  la otra, con sus virtudes. Normalmente, los defectos suelen ser los primeros en aparecer, sin pensar demasiado y formando laaargas listas. El reto de este ejercicio está en  que busques tantas virtudes como "defectos" te encuentres. 

Todo el mundo tiene partes lindas y armoniosas de sí con las que se siente a gusto y la idea es focalizar en ellas para empezar a destacarlas. Así que, tratá de ser lo más objetiva posible, no te des con un caño!

Si podés hacerlo, habrás dado el primer paso para empezar a mirarte con otros ojos, a no ser tan exigente con vos misma, a quererte un poco más. El primer paso para estar un poco más relajada con tu cuerpo y empezar a vestirlo como se merece!