I ♥ my jean!


Prelavados, gastados, rotos, claros u oscuros, con cierres, botones, tachas, brillos, bordados, apliques o lisos... Cuando se trata de jeans, el mercado nos ofrece un sin fin de opciones. De hecho, gracias a esa gran variedad de cortes, texturas y colores, creo que no hay mortal que no tenga uno. Ni qué decir de lo cómodos y fáciles de combinar que resultan, no?

El problema está cuando abrimos nuestro armario y vemos sólo jeans. ¿Por qué? Porque la gente, no nota cuando nos cambiamos. En general, nadie presta demasiada atención a los detalles, sólo te ve de jean... siempre!

Por eso, van los consejitos de hoy:
  • No te llenes de jeans, tené dos o tres y bien distintos entre sí.
  • Te deben calzar bien (no hace falta que te amatambres, mucho menos si tus caderas son anchas).
  • Considerá tener uno de tiro medio, corte recto, tono oscuro y sin detalles. Te puedo asegurar que es el que más te va a estilizar. Además, lo podrás llevar con un look más formal sin problemas.
  • Recordá: el de tiro alto hace una cola muy larga y el de tiro bajo hace que aparezcan rollitos, incluso si sos delgada.
Espero que tengas en cuenta estos detalles antes de comprarte ese jean al que le echaste el ojo! ;)