Ponchos y ruanas

Los vemos por todas partes, en la calle, en las vidrieras, en las perchas. Más largos, más cortos, sobrios, despojados, llamativos y coloridos, con flecos o con algún aplique... la oferta es ilimitada! La idea es animarse a usarlos para estar cancheras y calentitas en este invierno. 
Vos qué decís, habrán llegado para quedarse?